lunes, 16 de abril de 2018

Un Simple Suspiro en la Vida de un Planeta muy Antiguo

Si comprimiéramos todo el período desde que se formó la Tierra hasta la actualidad en un solo día, significaría que el ser humano recién apareció en el último minuto de este.

Eso demuestra que la presencia del hombre en la Tierra es ínfima comparada con la antigüedad de esta. Insinuar que nuestro planeta fue creado por algún dios para que fuera su lugar de disfrute es un total disparate. El hombre, que surgió a partir de la evolución de las especies, sólo ha estado aquí un suspiro y nadie sabe cuánto tiempo sobrevivirá.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Gracias, Ciencia

Si no fuera por la ciencia, el hombre habría sucumbido ante múltiples enfermedades.


Efectivamente, le debemos la vida.

sábado, 25 de noviembre de 2017

El Papa, las Tormentas y Dios

El Papa ensayando una respuesta rebuscada, allí donde la única respuesta posible es que Dios no existe y que todos los fenómenos de la naturaleza son meros eventos físicos, químicos, geológicos, astronómicos, etc.



jueves, 23 de noviembre de 2017

La Religión sucumbe ante la Ciencia y la Razón

"La religión es algo sobrante de la infancia de nuestra inteligencia. Se desvanecerá conforme adoptemos la razón y la ciencia como nuestras guías". Bertrand Russell

El pensamiento racional desplaza al pensamiento irracional. Es algo inexorable.

domingo, 19 de noviembre de 2017

La Curiosidad y el Conocimiento

"Lo importante es no dejar de cuestionar. La curiosidad tiene su propia razón para existir."

Sabia frase de Albert Einstein. La curiosidad es la base del conocimiento y la ciencia.

Prejuicios Religiosos

Este interesante experimento social desarrollado en Alemania permitió conocer el prejuicio que la población cristiana tiene hacia la religión musulmana.


Para llevarlo a cabo, los encuestadores se valieron de una Biblia, a la que engañosamente disfrazaron con una cubierta perteneciente al Corán, para hacer creer que se trataba de este libro.

Hecho eso, leyeron párrafos seleccionados donde la violencia, por diversos métodos, resultaba ser la forma de sanción preferida.

Los entrevistados, asombrados por tales recomendaciones, se apresuraron a condenarlas, criticando duramente al islam y haciendo notar que eso demostraba que era mucho más violento que el cristianismo. 

Grande fue su sorpresa cuando los entrevistadores les hicieron notar que los párrafos que tan reprobables les habían parecido no pertenecían al Corán, sino a su propia Biblia.