domingo, 9 de julio de 2017

Vacas Sagradas en la India

La religión.... en la India... diciendo que las vacas son sagradas y que deben morir los humanos que se alimenten con ellas.



Eso ocurre en uno de los países con más pobreza y desnutrición del mundo. La idiotez no tiene límites.

domingo, 25 de junio de 2017

La Decencia Humana No se Deriva de la Religión

Así es. Ni la decencia, ni los valores ni los sentimientos dependen de la religión.


La inteligencia, el sentido común, la adecuada percepción de la realidad, una buena formación ética y humanista y la experiencia de vida son más que suficientes para entender que matar es malo y que la violencia y la mentira provocan sufrimiento a nuestros semejantes.

No se necesita haber leído ningún "libro sagrado" ni haber escuchado ningún fantasioso catecismo para darse cuenta de eso.

sábado, 13 de mayo de 2017

La Religión No Da Respuestas



"Una de las cosas malas de la religión es que enseña a estar satisfecho con respuestas que realmente no lo son."

Tiene toda la razón Richard Dawkins. La religión se conforma con "verdades reveladas" que en realidad son simples mitos y fábulas.

La ciencia, en cambio, se halla, a través de la observación, la investigación y la aplicación de un riguroso método de análisis, en una incesante búsqueda de elementos que ayuden a tener una verdadera respuesta acerca de todos los hechos.

domingo, 7 de mayo de 2017

Neil deGrasse Tyson, Evolucionando hacia el Ateísmo



El gran astrofísico va dejando de lado su proverbial agnosticismo y decantándose cada vez más por el ateísmo.

"Cuanto más miro el universo, menos convencido estoy de que alguien benévolo esté detrás de lo que pasa en él", dice. "Si el concepto de un creador se refiere a un ser todopoderoso y totalmente benevolente, no se puede explicar los múltiples tipos de desastres que ocurren en la Tierra y afectan la vida en ella, incluyendo erupciones volcánicas, huracanes, tornados, terremotos, enfermedades, defectos congénitos, etc." "Son cosas que hacen miserable la vida, y que son producidas por la naturaleza".

Nosotros agregaríamos que nuestra especie también está expuesta a terribles amenazas del espacio exterior, como probables impactos de asteroides o cometas, que podrían provocar la muerte de millones de personas, o desaparecer por completo a la humanidad, como ya ocurrió antes con los dinosaurios. ¿Cuántas formas de vida o civilizaciones enteras habrán sido destruidas en otros sistemas estelares o en otras galaxias por el estallido de supernovas o el efecto de agujeros negros tragándose todo a su alrededor?

Ningún dios con el grado de bondad que la religión le atribuye, ni con el grado de perfección que le supone como "el gran diseñador" podría haber ideado semejantes escenarios.

martes, 2 de mayo de 2017

La Razón Nunca Constituye un Exceso



"No conozco ninguna sociedad en la historia registrada que alguna vez haya sufrido porque su población se hizo demasiado razonable".

Sabias palabras del filósofo y neurocientífico Sam Harris, uno de los más importantes pensadores de la actualidad, ateo, director del Proyecto Razón y autor del best seller El Fin de la Fe.

viernes, 28 de abril de 2017

Dios, Satanás y una Gran Contradicción



No es necesario apelar a la mala intención para contradecir la mayoría de las cosas que se dicen en el marco de la religión, pues muchas veces esta misma exhibe tal grado de incongruencia que hace muy fácil rebatirla.

Este video nos brinda un buen ejemplo al respecto, no basándose en cosas inventadas por algún "ateo malintencionado", sino en lo que señala la mismísima Biblia.

En efecto, allí mismo, en ese "texto sagrado", se reconoce que Dios, por una u otra razón, ha matado a más personas que el propio Satanás, calificado por la religión como la encarnación del mal. Por si fuera poco, mientras las víctimas de este último fueron en su totalidad malas personas, castigadas por sus reprobables acciones, las del primero fueron en su gran mayoría personas que no habían cometido mal alguno.

Obviamente, este no es un alegato en favor de Satanás ni en contra de Dios, pues para los ateos ninguno de estos personajes existe. Simplemente es un señalamiento de una de las enormes y numerosísimas contradicciones en que incurre, en el marco de su propia lógica y de sus propias afirmaciones, la religión.